Sabores del Quijote - Tomelloso, 18 y 19 Noviembre

Extremadura tiene el aire con mayor calidad de España, según GreenpeaceLa ONG ecologista critica los transgénicos y el veto a la energía eólica, pero sitúa a la región en la cuarta plaza del ranking medioambiental español

Hola Ciudad Real.- Un 8,4 sobre 17. Esta es la nota que Greenpeace otorga al medioambiente extremeño, según un informe que sitúa en el podio a La Rioja (9,5), Navarra (9,3) y Madrid (8,5). Para llegar a estas puntuaciones, la oenegé (organización no gubernamental) ecologista analiza en cada comunidad autónoma siete parámetros: agricultura, calidad del aire, energía y cambio climático, protección y gestión del territorio, residuos, costas y pesca. En estos dos últimos, no puntúan ni Extremadura ni el resto de regiones que no tienen salida directa al mar.

La comunidad obtiene su mejor puntuación en el capítulo de calidad del aire, en el que ocupa el primer puesto de la clasificación nacional, con una puntuación de 8,6, más de un punto por encima de la siguiente en la tabla, que es La Rioja. Este liderazgo se basa en los mínimos niveles de dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre, los más bajos de España.

Su posición preeminente en el apartado de la calidad del aire es lo que permite a la región ocupar la cuarta posición en el ranking global sobre medioambiente en España, ya que en los otros cuatro epígrafes que valora el informe logra puestos más discretos. Así, figura en la décima posición en residuos y en agricultura, donde obtiene unas notas de 9,5 y 9,4 respectivamente, y en la undécima en energía y cambio climático (8,4) y en protección y gestión del territorio (5,9).

El informe aplaude la gran generación de energías renovables y que el 38% del suelo esté protegidoPor contra, censura el poco reciclaje de residuos, la existencia de Almaraz y la suciedad del río Guadiana

Greenpeace llama la atención sobre el hecho de que ninguna comunidad «pasa de tener una calidad ambiental media», ya que en la escala que utiliza para su informe, obtener de uno a tres puntos significa tener una calidad ambiental muy baja; de cuatro a siete, baja; de ocho a diez, media; de once a catorce, alta; y de quince a diecisiete, muy alta. Extremadura no alcanza el diez en ninguno de los capítulos del informe elaborado por la oenegé, que ha identificado 400 puntos negativos en el medioambiente del país, de los que siete están en la región, y 214 actuaciones positivas, seis de ellas en suelo extremeño.

Cuestiones positivas

Entre los aspectos a destacar en la comunidad, la ‘Radiografía social del Medioambiente en España’, que es como se titula el estudio, destaca la gran producción de energías renovables. «1.649 megavatios de generación por solar termoeléctrica -destacan los autores-, por los que puede presumir de ser la segunda comunidad con mayor potencia generada, y 1.110 de solar fotovoltáica, nada más y nada menos que la tercera en potencia generada». Hay que tener en cuenta, no obstante, que en un anexo de la publicación se recoge que no hay ninguna región en el país con más megavatios instalados de fuentes energéticas no renovables.

El segundo aspecto que aplaude el colectivo conservacionista es el hecho de que Extremadura sea «la cuarta región con mayor superficie dedicada a la agricultura ecológica, con 73.832 hectáreas». Esa cifra equivale al tres por ciento de la superficie agrícola utilizada en la comunidad autónoma, un porcentaje casi cuatro puntos inferior a la media nacional, por lo que en este punto, la valoración no sería tan positiva si en lugar de atender a los números absolutos se pusiese el foco en los relativos.

Igualmente, los autores subrayan que «solo el 9,11 por ciento de la comunidad está en riesgo grave o muy grave de desertificación». Solo hay tres comunidades con una tasa inferior. Y coloca en el epígrafe de los aspectos a destacar otro dato: «el 37,7 por ciento del suelo está declarado Espacio Natural Protegido y/o se incluye en la Red Natura 2000». Al poner ejemplos de buenas decisiones, el informe selecciona los casos de Arroyo de la Luz y Carcaboso, municipios libres de transgénicos.

En el otro lado de la balanza, Greenpeace pone el acento en siete cuestiones que entiende son negativas. La primera a la que se refiere es la presencia de la central nuclear de Almaraz, que «tiene un nuevo permiso de explotación pese a las deficiencias en los resultados de las pruebas de resistencia». En segundo lugar, refiere «el incomprensible veto de facto a la energía eólica». Igualmente, critica «la alta contaminación del tramo extremeño del río Guadiana, por vertidos urbanos, industriales y de abonos agrícolas». Asegura, además, que el cauce presenta «niveles de calidad de aguas superficiales y subterráneas por debajo de los que exige la DMA (Directiva Marco del Agua)».

La cuarta cuestión que no gusta a la oenegé es la cantidad de transgénicos. En este punto, el informe se detiene en la disparidad de cifras oficiales, ya que son más de 13.800 hectáreas cultivadas según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y algo más de 7.100 según la Junta.

Otros aspectos que el estudio sitúa en el grupo de las cuestiones negativas son la alta dependencia de los cultivos de la polinización de insectos, la «desnaturalización de los ríos» porque hay demasiados embalses, la poca voluntad ciudadana para reciclar y recuperar residuos, y la «decepcionante gestión de la superficie forestal, ya que «solo el 3,5 por ciento cuenta con un plan de ordenación o un plan técnico».

Por último, el informe destaca dos aspectos más. Uno es que Extremadura es una tierra de grandes incendios, y cita las 1.450 hectáreas que ardieron en el año 2012 en las comarcas de Gata y Las Hurdes, una cifra baja si se la compara con la de ejercicios precedentes. El otro apunte negativo alude a los «casos de especulación urbanística perjudicial para el medio ambiente». En este punto, cita el caso Golf Guadiana, el del Canal Badajoz y los sucedidos en la localidad hurdana de Casar de Palomero, pero no menciona a Valdecañas, que Ecologistas en Acción y Adenex llevaron a los tribunales, que les han dado la razón y han ordenado la restitución de los terrenos -ahora ocupados por un complejo vacacional de lujo- a su estado original.

banner mundoeventos 770 cabeceras noticias