Casi 30 por ciento de la población usa pastillas para dormir

El 45% de la población mundial sufre trastornos del sueño, lo que empeora sus condiciones físicas y sus facultades psíquicas. El 28% de la población ha utilizado benzodiacepinas para lograr el descanso nocturno.

Los trastornos del sueño más comunes son el insomnio, la hipersommolencia, las parasomnias (sonambulismo, terror nocturno, alimentación nocturna), el síndrome de piernas inquietas, trastornos del sueño REM, narcolepsia, privación del sueño y la apnea. Esta última es el trastorno de sueño respiratorio más común. Consiste en la interrupción frecuente de la función respiratoria y afecta a un 17% de los hombres y a un 9% de las mujeres a partir de la mediana edad. Sin embargo, la cantidad de personas que no pueden conciliar el sueño puede llegar hasta un 45% de la población mundial. Los especialistas ya hablan de una “epidemia global” que amenaza la salud y la calidad de vida.

«El sueño es determinante para la calidad de vida» sostiene el doctor Rafa Téllez, neurofisiólogo, psicólogo clínico y responsable de la Unidad del Sueño de la Clínica IMQ Virgen Blanca. «Cuando es deficitario o de mala calidad, pueden presentarse múltiples y diversos síntomas: fatiga diurna, alteraciones del humor tales como irritabilidad, disforia, tensión, indefensión o incluso estado de ánimo deprimido. Además, los afectados pueden referir quejas somáticas gastrointestinales, respiratorias, cefaleas, mialgias o dolores no específicos».

Se estima que hasta el 28% de la población ha utilizado benzodiacepinas alguna vez y que hasta el 12% de la población general las emplea de forma habitual para conciliar el sueño. Pero hay que evitar la automedicación. «Los fármacos suelen ser eficaces y altamente seguros bajo un adecuado control médico, siendo ese control todavía más importante en el caso de las BZD (benzodiacepinas), sustancias con efecto hipnótico y ansiolítico, debido a la posibilidad de habituación, dependencia y adicción que presentan si se toman de forma continuada durante largos periodos de tiempo”, advierte el doctor Téllez. «La utilización de la benzodiacepinas está muy extendida, estimándose que hasta el 28% de la población ha utilizado estos medicamentos alguna vez y que hasta el 12% de la población general los utiliza de forma habitual para conciliar el sueño. De hecho, en los años 80-90 llegaron a alcanzarse cifras todavía más elevadas, por lo que las autoridades sanitarias regularon en 1993 el control de la prescripción y dispensación de estos fármacos».

Cada trastorno tiene su tratamiento específico y los pacientes pueden encontrar orientación y terapia en las Unidades Asistenciales de Sueño (UAS), donde se les indica pautas basadas en tratamientos farmacológicos y técnicas psicológicas enmarcadas en la psicoterapia cognitivo-conductual, como psico-educación, control de estímulos, higiene del sueño y restricción del sueño.

Consejos del experto

Las pautas para lograr el descanso nocturno, según el doctor Téllez, son:

-Levantarse todos los días a la misma hora, incluido el fin de semana.

-Evitar siestas largas y quedarse en la cama más tiempo del necesario.

-No ingerir sustancias estimulantes.

-Huir de las cenas copiosas.

-Vetar el uso de dispositivos electrónicos antes de acostarse.

«La duración del sueño es variable en cada individuo», concluye el doctor Téllez. «Lo importante es que cada uno, intente ajustarse a sus necesidades. La calidad del sueño no depende tanto de dormir de un tirón, como de volver a conciliar el sueño».

banner mundoeventos 770 cabeceras noticias